El Paintball es una de las actividades más solicitadas en las despedida de soltero. En muchas ocasiones, y dependiendo del tipo de reunión, se ponen a disposición de los participantes otros servicios, como barbacoas, gymkhanas temáticas, karaokes, monitores especialistas, catering, actuaciones en vivo, servicios de transporte, etc..

El juego del Paintball podemos considerarlo perfectamente como un deporte. En él, los participantes con marcadoras, usadas antiguamente en las granjas para marcar al ganado o a los árboles, accionadas por medio de aire comprimido, disparan pequeñas bolas llenas de pintura a otros jugadores. Lo que queda claro es que es un juego de estrategia en el que se enfrentan dos equipos y lejos de lo que a primera vista podría parecer, es un juego al aire libre de los más seguros.

Por seguridad, todos los jugadores llevan una máscara protectora, que cubre la cara y se curva para proteger las orejas, está especialmente diseñada para la práctica de este deporte y tiene la capacidad de soportar un impacto directo de las bolas de pintura a 90 metros por segundo.

Las bolas de paintball son la munición y están diseñadas para que, al golpear contra el cuerpo se derrame su contenido sobre éste. El contenido de las bolas, un colorante alimenticio y gelatina, no provoca ningún problema en el momento de limpiar las manchas de la ropa. Además, las bolas son biodegradables, por lo tanto, no atentan contra el medio donde se vaya a practicar la actividad.

En Megacampo ofrecemos la posibilidad de realizar una partida de Paintball en tu despedida de soltero en Madrid, brindamos a los participantes los equipamientos necesarios, incluyendo las protecciones necesarias, primando siempre la seguridad. El equipamiento consiste en mono, peto de pecho y espalda, protector de cuello y una máscara integral que proteja el rostro y las orejas.

Existen varias modalidades de juegos de paintball. Podemos organizar una despedida de soltero donde se recreen distintas batallas. Este tipo de actividad es más divertida cuantos más sean los participantes. Se desarrolla en lugares boscosos, en pueblos abandonados o en escenarios que recrean batallas históricas.

La risa y la diversión están aseguradas, aunque hay que divertirse sin hacer daño y cumplir siempre las medidas de seguridad.