Disfrutar de una agradable jornada al aire libre en familia o con amigos es una de las actividades preferidas de los niños y de quienes no son tan niños. En Megacampo somos conscientes de esta realidad y por ello disponemos de un amplio catálogo de experiencias de multiaventura en Madrid. Sin embargo, en nuestro afán por ofrecer posibilidades lúdico-recreativas cada vez más variadas y completas, estamos desarrollando un nuevo tipo de actividad: los juegos de orientación. Se trata de una práctica sumamente entretenida y didáctica en la que los participantes tienen que poner a prueba distintas capacidades para alcanzar la victoria.

Los juegos de orientación o ‘Geocaching’ son muy variados pero todos comparten una filosofía común: aprender a orientarse en un espacio abierto y localizar los elementos indicados en un mapa cuadriculado. A partir de ahí, la forma de organizar la actividad puede variar en función del número de participantes o de la modalidad escogida. Generalmente, los jugadores se distribuyen en equipos previamente decididos (por afinidad, rivalidad…) y cada uno de ellos se caracteriza con una serie de elementos distintivos (si quieren). El organizador del juego les facilita los materiales necesarios para cumplir las misiones y acto seguido empieza la diversión.

En Megacampo estamos trabajando para ofrecer actividades lo más completas y personalizables posible para que la experiencia resulte inolvidable. De igual modo, los organizadores y monitores disponibles se encargarán en todo momento de realizar las indicaciones pertinentes y, en caso de que sea necesario, de explicar punto por punto las características del juego (algo muy apropiado si nunca antes se ha participado en una actividad así). Por supuesto, los niveles de dificultad de las pruebas pueden adaptarse a las preferencias de los jugadores más exigentes, lo mismo que el tiempo estimado de duración o las reglas generales de la actividad.

Los juegos de orientación son una posibilidad que está ganando muchos adeptos en el ámbito de la multiaventura en Madrid. Conviene tener presente que no hablamos solamente de un juego divertido y saludable, sino de una forma muy edificante de potenciar valores como el trabajo en equipo o el respeto por la naturaleza (razones por las cuales se trata de actividades muy recomendables para las escuelas e institutos). A todo lo anterior cabe añadir el desarrollo de destrezas personales como la capacidad de orientarse y de interpretar un mapa o la planificación de estrategias coordinadas entre los miembros del equipo.