El Paintball es un deporte que ayuda a desarrollar el carácter. Sus participantes tienen que aprender a trabajar en equipo si quieren ser los ganadores. Al jugar al paintball no hay jefes, sino líderes.

Cada vez son más las empresas que encuentran beneficios en jugar al paintball organizando excursiones para todos los trabajadores, ya que todos participan juntos para ganar en calidad de iguales. Aquí va a dar igual quien sea superior en la empresa: una vez en el campo todos se convierten en iguales.

Hablemos un poco de Historia

El Paintball nace en los Estados Unidos de América en el año 1981, en New Hampshire. Utilizando pistolas marcadoras, un grupo de ganaderos disparaban bolas de pintura para marcar árboles y ganado. Estas bolas eran accionadas mediante CO2.

Charles Gaine, Bob Gurnsey y Hayes Noel, son considerados los padres del paintball. Fue bautizado como National Survival Game, y surgió como un juego de caza entre amigos. Hablando del viaje de uno de ellos a África y de sus experiencias cazando búfalos, se les ocurrió crear un juego donde poder recrear la caza y el acecho sin hacer daño a nadie, solo por lo excitante que resultaba tal experiencia.

La primera partida de paintball, se jugó en junio de 1981. A partir de esta primera partida, los amigos crearon las reglas básicas del juego basándose en la captura de bandera invitando a otros participantes para probarlo. Tras el gran éxito que tuvieron, comenzaron a licenciar franquicias en otros países. Después de aquello, el painball ha crecido de forma considerable extendiéndose por muchos rincones del mundo.

De hecho, a pesar de haber muchas variaciones del juego, el más popular y común sigue siendo el de capturar la bandera Podríamos decir que se trata de todo un clásico en este deporte. El número de componentes de cada bando siempre va a estar limitado por las dimensiones del campo, pero la verdad es que se podría llegar a jugar con cientos de personas, haciendo una súper partida completamente realista.

 

Un deporte en equipo

El paintball es un deporte practicado por gente de todas las profesiones y estilo de vida. No existe un perfil definido de gente que practique este deporte. Mujeres y hombres pueden competir al mismo nivel, sin que exista ningún tipo de discriminación por ello. Además de ser apto para todas las edades, ya que la juventud no tiene porque ser necesariamente una ventaja, la inteligencia y la determinación son factores muy importantes, ya que se trata de un juego que requiere de estrategia. La agilidad y la resistencia son importantes, pero no hay nada mejor como una buena estrategia para ganar.

Es un deporte de equipo, ya que la colaboración y la buena comunicación entre sus miembros es vital para poder ganar la partida. Si no nos ponemos de acuerdo en como vamos a llevar a cabo nuestra estrategia, lo cierto es que tendremos muy pocas probabilidades de ganar. No se trata de lanzarse al campo a lo loco a pegar tiros. Requiere pensar antes de actuar, y que todos los miembros del equipo tengan muy claro la estrategia que van a llevar a cabo. Es buena idea elegir a un líder con el que todos estén de acuerdo, ya que siempre hay alguien con más madera para ello y más habilidad. Aquí no se trata de imponer un jefe, sino de elegir un líder al que todos queramos seguir.

Además es una forma de salir de la rutina y poder reencontrarnos con nuestro espíritu aventurero. El poder disfrutar con buena compañía y la descarga de adrenalina, son dos de los factores básicos que han logrado convertir al paintball en un deporte tan popular y jugado en tantas partes del mundo.