Las batallas al aire libre con bolas de pintura son una oportunidad para experimentar la adrenalina de una lucha real pero con la seguridad de salir ileso. El Paintball es, sin duda, la guerra más divertida apta para todos los públicos.

Paintball durante todo el año

Cualquier época del año es buena para disfrutar en Megacampo de uno de los deportes al aire libre que están más de moda. Sin duda es plan alternativo perfecto a otras actividades como ir al cine o de cañas. Puedes reservar tu partida todos los días del año, incluso en domingos y festivos.

No solo podrás disfrutar del Paintball en Madrid en verano, ya que es un deporte ideal para todas las épocas del año. De hecho, puede resultar muy interesante participar bajo distintas condiciones climáticas: bajo la lluvia, una tormenta, aire, mucho calor…al fin y al cabo, así el juego va a resultar mucho más realista.

En el Paintball es imprescindible el trabajo en equipo y la estrategia, por lo que es una forma de estrechar lazos y buscar el apoyo de los compañeros. Un juego en el que dos o más grupos de un mínimo de 8 personas van a participar en una auténtica batalla para eliminar a los miembros del equipo contrario. Unirse para ganar, esa es la clave.

Pese a que la palabra “guerra” nos suena más bien a algo que evitar, en el Paintball su significado cambia completamente, ya que no hay más peligro que el de engancharse y querer volver. Todos los participantes van a estar ataviados con un equipamiento especial para protegerse de cualquier daño. Traje especial, gafas de protección…y te aconsejamos llevar un buen calzado, resistente y que no te importe ensuciar. Es de lo que menos podemos preocuparnos una vez entremos en acción. Todo nuestro material está homologado y controlado en todo momento por los mejores profesionales.

¡Guerra de Bolas!

Nuestro campo está preparado para el despliegue de una batalla campal, cargando las pistolas y disparando. ¿Tu munición? Bolas de pintura que dejarán marcados a tus contrincantes.

Cualquier excusa es buena para realizar una guerra de bolas: una despedida de soltero, cumpleaños, la celebración de un nuevo empleo, una comunión…cualquier cosa que se te ocurra. O simplemente porque sí, porque queréis reuniros varios amigos para pasar un día divertido que estaréis comentando durante días.

Existen muchas modalidades de este juego pero el objetivo siempre es el mismo: ganar, y pasárselo bien, por supuesto.

Es imprescindible trazar una estrategia entre los miembros del equipo y no dejarse llevar por la emoción del momento en que se inicia el juego, ya que correrás el riesgo de vaciar el cargador en los primeros minutos y quedarte a merced de tus enemigos.

Las máscaras con las que vas a jugar incorporan lentes térmicas, por lo que se van a empañar lo menos posible.

Marcadora Tippmann 98, FT-12 e Inferno, sencillas y robustas. Cargador VL200, con autonomía de 180 bolas de pintura. Botella de Aire comprimido con una autonomía de hasta 400 disparos. Más el mono y demás protección, que te permitirá moverte con libertad.

Puedes jugar todas las horas que quieras, hasta cansarte o terminar la munición, ya que no somos nosotros lo que ponemos los límites; eso te lo dejamos a ti.